noticias

Pérdida de masa muscular, ¿reduce la probabilidad de sofocos durante la menopausia?

Las mujeres mayores con pérdida de masa muscular tienen menos probabilidades de experimentar sofocos relacionados con la menopausia, así lo dio a conocer un nuevo estudio publicado en la revista Menopause, editada por la North American Menopause Society (NAMS).

La pérdida de masa y función muscular (conocida como sarcopenia) es uno de los cambios más importantes que ocurren con la edad, y las mujeres mayores están en mayor riesgo debido a los cambios en las hormonas sexuales después de la menopausia.

Otros factores de riesgo para desarrollar sarcopenia incluyen inactividad, menor ingesta de proteínas, cambios en los niveles de la hormona del crecimiento y aumento de la inflamación.

Existe un vínculo conocido entre la pérdida de músculo relacionada con la edad y la menopausia, pero la conexión entre la sarcopenia y varios síntomas de dicha etapa, como los sofocos, ha sido menos clara.

El trabajo evaluó a casi 300 mujeres coreanas de entre 40 y 65 años. Para ello, la doctora Hyuntae Park, del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Corea en Seúl, y autora principal del estudio, investigó junto con sus colegas la asociación entre la composición corporal (incluida la grasa y los músculos) y los sofocos y otros síntomas de la menopausia.

Conoce más: Cremas de ñame silvestre y progesterona para la menopausia, lo que debes saber

Park y su equipo descubrieron que los sofocos son menos comunes en mujeres con sarcopenia.

Los resultados son «particularmente importantes debido al envejecimiento de la población y a los vínculos entre la sarcopenia en las mujeres mayores y la disminución de la movilidad, un mayor riesgo de caídas y una reducción de la salud y la calidad de vida», apuntó la doctora Stephanie Faubion, directora médica de la NAMS.

Las mujeres mayores con pérdida de masa muscular poseen un mayor riesgo de movilidad reducida, así como de disminución de la calidad de vida, de enfermedades cardíacas y de lesiones relacionadas con caídas.

Los estudios previos sobre sofocos se han centrado en la relación entre el índice de masa corporal (una estimación de la grasa corporal basada en la altura y el peso) y la circunferencia de la cintura, pero no evaluaron el porcentaje de grasa versus el músculo.

Los sofocos son uno de los síntomas de la menopausia más comunes y problemáticos. Están relacionados con varios trastornos crónicos, como la obesidad, la resistencia a la insulina (un precursor de la diabetes), la osteoporosis y las enfermedades cardíacas.

Si tienes más dudas sobre la pérdida de masa muscular y su relación con lo sofocos durante la menopausia, consulta a tu médico.

 

Fuente: Health Day News