noticias

5 datos clave de nutrición para cuidar la vista de tus hijos pequeños

Como mamá o papá, tú puedes ayudar a que tus bebés o niños pequeños potencien día a día su sentido de la vista. Para ello, es importante dejar que se familiaricen con colores y patrones de alto contraste ya sea con sus juguetes o con la decoración del hogar, así lo indica la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

Dales tiempo para que se concentren en las cosas que les rodean cuando se encuentren en entornos nuevos y ayúdales a acercarse a los objetos desde todos los ángulos, para que se sientan cómodos con un campo de visión más amplio. Jugar juegos como las escondidas puede ayudar a estimular la coordinación mano-ojo de los bebés de la misma manera que un juego de atrapadas puede hacerlo con tu niño pequeño o en edad escolar.

Conoce más: 7 tips para proteger la visión de tus hijos durante las clases en línea

Sumado a esto, es sustancial que tomes en cuenta la dieta de tus niños para proteger y mejorar su vista, Aquí unos datos clave para lograrlo y que lleven una dieta balanceada:

  1. Se ha descubierto que los nutrientes como el zinc, la luteína, los ácidos grasos omega-3 y las vitaminas A, C y E son beneficiosos para la salud ocular.
  2. Las frutas con vitaminas C y E, como naranjas, fresas y mangos, pueden ayudar a restaurar los tejidos y prevenir infecciones en los ojos.
  3. Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado pueden prevenir el ojo seco y reducir el riesgo futuro de cataratas y degenaración macular relacionada con la edad.
  4. Las verduras de hoja verde que contienen vitamina A, como la espinaca y la col rizada, pueden ayudar a combatir el ojo seco y la ceguera nocturna.
  5. Las proteínas no cárnicas, como los huevos y las nueces, también ayudan a equilibrar la dieta de tus hijos.

RECUERDA: También es importante recordar que una dieta saludable puede ayudar a prevenir afecciones como la obesidad y la hipertensión, que se han relacionado con enfermedades oculares adicionales.

 

VíaJohns Hopkins Medicine