noticias

6 precauciones que debes tomar si usarás suplementos de hierbas

Los suplementos de hierbas pueden interactuar con los medicamentos convencionales o tener efectos fuertes en el organismo, por lo que es importante que no te autodiagnostiques. En su lugar, debes hablar con tu médico antes de tomar suplementos a base de hierbas.

Conoce más: Suplementos nutricionales, ¿efectivos para aumentar la masa muscular?

Aquí hay algunas precauciones que debes tomar si consumirás estos productos, cortesía de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

  1. Edúcate tú mismo(a). Aprende todo lo que puedas sobre las hierbas que estás tomando consultando a tu médico y comunicándote con los fabricantes de los suplementos que tomes para obtener información.
  2. Si usas suplementos a base de hierbas, sigue las instrucciones de la etiqueta cuidadosamente y usa solo la dosis prescrita. Nunca excedas la dosis recomendada y busca información sobre quién no debe tomar el suplemento.
  3. Trabaja con un profesional. Busca los servicios de un herbolario o médico homeópata capacitado y con licencia que tenga una amplia capacitación en esta área.
  4. Mantente atento(a) a los efectos secundarios. Si se presentan síntomas como náuseas, mareos, dolor de cabeza o malestar estomacal, reduce la dosis o deja de tomar el suplemento a base de hierbas.
  5. Mantente alerta a las reacciones alérgicas. Una reacción alérgica grave puede causar problemas para respirar. De ser así, llama al 911 o al número de emergencias en tu área para obtener ayuda.
  6. Investiga la compañía cuyas hierbas estás tomando. No todos los suplementos a base de hierbas son iguales, y es mejor elegir una marca de fabricante de renombre. Hazte las siguientes preguntas:
  • ¿Está el fabricante involucrado en la investigación de sus propios productos o simplemente confía en los esfuerzos de investigación de otros?
  • ¿El producto hace afirmaciones extravagantes o difíciles de probar?
  • ¿La etiqueta del producto brinda información sobre la fórmula estandarizada, los efectos secundarios, los ingredientes, las instrucciones y las precauciones?
  • ¿La información de la etiqueta es clara y fácil de leer?
  • ¿Existe un número de teléfono gratuito, una dirección o una página de Internet en la lista para que los consumidores puedan encontrar más información sobre el producto?

 

FuenteJohns Hopkins Medicine