noticias

5 actividades que pueden causar dolor de cuello

La mayoría de las personas tendrán un problema menor en el cuello en un momento de su vida, así lo indica el Sistema de Salud de la Universidad de Michigan (Estados Unidos).

Los movimientos de nuestro cuerpo generalmente no causan problemas, pero no es sorprendente que los síntomas se desarrollen por el desgaste diario, el uso excesivo o las lesiones. Los problemas y lesiones del cuello ocurren con mayor frecuencia durante actividades deportivas o recreativas, tareas relacionadas con el trabajo o proyectos en el hogar.

Conoce más: 6 cosas que debes hacer para evitar el dolor de cuello

El dolor de cuello generalmente es causado por una tensión o espasmo de los músculos del cuello o inflamación de las articulaciones en dicha región del cuerpo. Algunos ejemplos de actividades comunes que pueden causar este tipo de lesión menor incluyen:

  1. Mantener la cabeza en una postura hacia adelante o en una posición extraña mientras trabajas, miras televisión o lees.
  2. Dormir sobre una almohada que es demasiado alta o demasiado plana o que no sostiene tu cabeza, o dormir boca abajo con el cuello torcido o doblado.
  3. Pasar largos períodos de tiempo apoyando la frente en el puño o brazo erguido («postura del pensador»).
  4. Estrés. La tensión puede hacer que los músculos que van desde la parte posterior de la cabeza hasta la parte posterior del hombro (músculo trapecio) se sientan tensos y dolorosos.
  5. Trabajo o ejercicio que utilice la parte superior del cuerpo y los brazos.

RECUERDA: Tratar un problema o lesión en el cuello puede incluir medidas de primeros auxilios, fisioterapia, terapia de manipulación (como quiropráctica u osteopática), medicamentos y, en algunos casos, cirugía. El tratamiento depende de:

  • La ubicación, el tipo y la gravedad de la lesión.
  • Tu edad, estado de salud y actividades (como el trabajo, deportes o pasatiempos que realizas).

Si tienes más dudas respecto a las actividades que causan dolor de cuello y cómo tratarlo, consulta a tu médico.

 

Fuente: University of Michigan Health