noticias

Protectores para lactancia, lo que debes saber

Cuando imaginaste cómo sería la lactancia materna, probablemente nunca pensaste en pezones adoloridos, dolor por congestión o pérdida de leche solo porque escuchas a un bebé llorar, y nadie te advirtió que ni siquiera tenía que ser tu propio bebé el que llorara para que tu leche fluyera.

Solo se requiere un incidente público de fuga de leche para saber que la mancha a través de tu camisa es un problema que necesita una solución.

La buena noticia es que las mamás han estado lidiando con las fugas de leche materna durante décadas, y las empresas han trabajado arduamente para perfeccionar las mejores almohadillas o protectores de lactancia. Asimismo, ten la seguridad de que existen almohadillas increíbles, por lo que te diremos todo lo que necesitas saber sobre estos accesorios.

¿Qué son los protectores de lactancia?

Los protectores de lactancia son almohadillas suaves que se colocan dentro de tu sostén. Estas ayudan a absorber cualquier exceso de leche que goteen tus senos entre las tomas que le das a tu bebé, para que no empapes tu ropa ni se te irriten los pezones.

Protectores desechables frente a protectores reutilizables

Al comprar almohadillas para lactancia, una de las decisiones que deberás tomar es si deseas optar por la ruta desechable o reutilizable.

Los protectores desechables para amamantar están diseñadas para un solo uso y pueden desecharse después de que hayan absorbido la leche materna durante un período de tiempo. Debido a que con frecuencia vienen envueltos individualmente y puede desecharse después de que hayan cumplido su propósito, son excelentes cuando estás en movimiento.

Conoce más: Lactancia materna, ¿puede mejorar la salud mental de los niños años después?

Las almohadillas de lactancia reutilizables están diseñadas para lavarse y reutilizarse, lo que las hace más amigables con el medio ambiente y con tu presupuesto. Especialmente durante las primeras semanas con tu recién nacido(a), tener ropa extra puede no parecer muy atractivo, pero dejaremos que hagas tu propio análisis de costo-beneficio.

Y si te cuesta mucho trabajo decidir entre ambos tipos, ¡no te preocupes! Muchas mamás que amamantan deciden comprar un poco de ambos y asunto arreglado.

Cómo elegir los mejores protectores de lactancia

Al considerar qué almohadillas son realmente las mejores, debes tomar en cuenta una variedad de factores como la capacidad de absorción, el precio, el material y, por supuesto, tu opinión; después de todo, tú serás la mejor juzgue cuáles protectores se destacan del resto.

Tips para usar almohadillas de lactancia

  • Incluso si una almohadilla de lactancia solo necesita cubrir una pequeña parte del seno para evitar fugas, es posible que te sientas más cómoda con un protector más grande dentro de tu sostén para evitar que se deslice.
  • Considera evitar colores y patrones brillantes. Si bien las almohadillas de lactancia decoradas pueden parecer más divertidas que las blancas, negras y de color de la piel, también se ven más fácilmente a través de la ropa.
  • Asegúrate de verificar las instrucciones de lavado en los protectores reutilizables. Algunos necesitan lavarse o secarse a mano.
  • Algunas marcas de protectores desechables ofrecen una forma de pegarlos al sostén. Esto puede ayudar a que el protector permanezca en su lugar, pero también puede irritar potencialmente tu piel si tienes alergias o piel muy sensible.

RECUERDA: Ya sea que gotees leche materna o si has estado amamantando por un tiempo, probablemente querrás evitar que se filtre a través de tu blusa o playera en público.

Por ello, tener algunas almohadillas de lactancia a la mano (y en tu sostén) te ayudará a evitar que debas limpiarte constantemente o que te sientas avergonzada.

 

VíaHealthline