noticias

Aspirina en dosis bajas y riesgo de demencia en personas con diabetes, lo que debes saber

Un nuevo estudio preliminar presentado durante la reunión anual virtual de la American Heart Association, reveló que la aspirina en dosis bajas no disminuye ni aumenta el riesgo de demencia en adultos con diabetes tipo 2.

«Esto es reconfortante, pues es poco probable que haya un aumento en el riesgo de demencia para los millones de personas en todo el mundo que toman aspirina regularmente para protegerse contra el riesgo de ataque cardíaco y evento cerebrovascular», destacó Jane Armitage, de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, y autora del estudio.

«Los resultados significan que consumir aspirina en dosis bajas a diario podría otorgar un beneficio modesto sobre el riesgo de demencia. Sin embargo, necesitamos realizar estudios con un mayor de personas que desarrollen demencia para estar seguros», agregó Armitage.

El estudio incluyó a más de 15,000 participantes en el Reino Unido que tenían diabetes tipo 2 y no tenían antecedentes de demencia, ataque cardíaco o evento vascular cerebral (EVC) al comienzo del estudio.

La mitad tomó una aspirina de 100 miligramos y la otra mitad tomó diariamente una pastilla de placebo idéntica. Se les dio seguimiento durante casi nueve años, con un promedio de aproximadamente siete años de tratamiento y casi dos años adicionales de seguimiento.

Conoce más: Tomar aspirina, ¿reduce el riesgo de derrame cerebral e infarto en pacientes con neumonía?

Durante ese tiempo, más de 1,100 participantes desarrollaron demencia amplia, que abarca demencia clásica, deterioro cognitivo o delirio o confusión, indicó el estudio.

«Los resultados no muestran un efecto claro de la aspirina en dosis bajas diarias sobre el riesgo de demencia, con una reducción proporcional del riesgo no significativa del 9%. No obstante, la incertidumbre en torno a este beneficio del 9% osciló entre una reducción del 19% en el riesgo de demencia y un aumento del 2%», apuntó Armitage.

Los autores descubrieron que los eventos vasculares graves, como un ataque cardíaco o episodios de sangrado mayor como un derrame cerebral, se asociaron con la demencia. Los participantes que experimentaron un evento vascular importante mostraron casi 2.5 veces más probabilidades de desarrollar demencia, pérdida de memoria, confusión o deterioro mental, en comparación con aquellos que no tuvieron un evento vascular importante.

Los participantes que tuvieron una hemorragia significativa mostraron el doble de probabilidades de desarrollar demencia, pérdida de memoria, confusión o deterioro mental, en comparación con aquellos que no experimentaron una hemorragia.

«El efecto general de la aspirina sobre la demencia y el deterioro cognitivo fue incierto. La aspirina puede proteger de la demencia al prevenir algunos eventos cerebrovasculares debidos a bloqueos, o puede aumentar el riesgo debido a hemorragias en el cerebro», explicó Armitage.

Los investigadores planean continuar monitoreando a los participantes del estudio durante varios años más.

 

Fuente: Health Day News