noticias

Consumo de carne y riesgo de enfermedad cardíaca, lo que debes saber

Comer carne de res, cordero, cerdo y procesada significa un mayor riesgo de problemas para el corazón, es decir, de enfermedad cardíaca; y cuanto más comes, peor se pone, así lo advierte una nueva investigación publicada en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition.

El metanálisis (una descripción general de los datos de una gran cantidad de estudios) incluyó a más de 1.4 millones de personas a las que se les dio seguimiento durante 30 años. De esta forma, descubrió que por cada 50 gramos de carne de res, cordero y cerdo consumidas, el riesgo de enfermedad cardíaca aumentaba un 9%.

Las carnes procesadas fueron todavía peores, pues por cada 50 gramos de carnes procesadas como tocino, jamón o salchichas consumidas, el riesgo aumentó un 18%, reveló el estudio.

Una porción recomendada de carne es de aproximadamente 85 gramos, el tamaño de una barra de jabón o una baraja de cartas, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Conoce más: Consumo de carne procesada y riesgo de demencia, lo que debes saber

«La carne procesada parece ser peor para la enfermedad coronaria», subrayó Anika Knüppel, epidemióloga nutricional del departamento de salud de la población de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, y coautora del estudio.

«Esto se alinea con lo que se ha encontrado para el cáncer de intestino [colon], donde se ha demostrado que la carne procesada está asociada con un mayor aumento en el riesgo, en comparación con la carne roja», agregó Knüppel.

La buena noticia es que las aves de corral, como el pollo y el pavo, no parecen aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, reportó la investigación. Consideradas carnes magras, la mayoría de los tipos de aves de corral no contienen los niveles de grasas saturadas que se encuentran en las carnes rojas, ni los altos niveles de sodio que forman parte de las carnes procesadas.

La grasa saturada contribuye al desarrollo de placa en las paredes de las arterias, lo que puede crear obstrucciones peligrosas. Por otra parte, el sodio aumenta la presión arterial, lo que restringe el flujo de sangre hacia el corazón.

 

Fuente: Health Day News