noticias

Pacientes con cáncer de hígado pueden ser tratados por infección de hepatitis C

Un gran estudio multicéntrico refuta las sugerencias previas de que los medicamentos antivirales para el tratamiento de la hepatitis C pueden conducir a una mayor recurrencia del cáncer de hígado.

Investigadores del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas (UT Southwestern Medical Center) estudiaron los registros de pacientes que habían sido tratados exitosamente por cáncer de hígado en 31 centros médicos de América del Norte, comparándolos con los que recibieron y no recibieron antivirales de acción directa para la hepatitis C. El estudio no encontró diferencias significativas en la recurrencia del cáncer de hígado entre los dos grupos.

De manera similar, el estudio no halló diferencias en la agresividad del cáncer en aquellos pacientes que experimentaron una recurrencia.

"Nuestro estudio se inspiró en un estudio de un solo centro de investigadores españoles en 2016. Ese estudio ganó mucha prensa y provocó temor sobre el tratamiento de pacientes con cáncer de hígado para su hepatitis C", dijo el doctor Amit Singal, Profesor Asociado de Medicina Interna y Director Médico del Programa de Tumores Hepáticos. "Con base en estos nuevos datos, los proveedores pueden sentirse tranquilos de que es seguro tratar la hepatitis C en estos pacientes y permitirles recibir los beneficios conocidos de la terapia contra la hepatitis C".

Unos 3.2 millones de personas en Estados Unidos, la gran mayoría de ellos "baby boomers", padecen una infección crónica por hepatitis C. Muchos de estos individuos sufren inflamación del hígado y función hepática dañada, así como cirrosis o cicatrización del tejido hepático. Desde el 2013, medicamentos antivirales eficaces han estado disponibles para tratar la infección por hepatitis C.

La infección crónica por hepatitis C también es una de las principales causas de cáncer de hígado. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), la mitad de todas las personas con cáncer de hígado tienen una infección crónica subyacente de hepatitis C.

Las tasas de nuevos casos de cáncer de hígado han aumentado constantemente en las últimas décadas, y el estado de Texas tiene una de las más altas de ocurrencia en el país norteamericano.

Cuando el cáncer de hígado se diagnostica a tiempo, se puede tratar de manera efectiva con cirugía, ablación o radioterapia. A veces, a los pacientes con cáncer de hígado se les extrae el tumor con éxito, pero la infección crónica subyacente de la hepatitis C se mantiene y continúa afectando aún más la función hepática.

En este estudio, publicado en la revista Gastroenterology, el 42 por ciento de los sobrevivientes de cáncer de hígado que fueron tratados con antivirales de acción directa (DAA) experimentaron una recurrencia de su cáncer, en comparación con el 59 por ciento de los pacientes que no fueron tratados con antivirales.

"Nuestros resultados sugieren que el uso de terapias DAA es seguro y potencialmente beneficioso en pacientes infectados con hepatitis C con antecedentes de cáncer de hígado", dijo el Dr. Singal, titular de la cátedra David Bruton, Jr. en Investigación de cáncer clínico y Jefe clínico de la hepatología.

 

Vía: EureKAlert! - American Association for the Advancement of Science