noticias

Nace la primera bebé gestada por trasplante de útero de una donante fallecida

En Brasil, nació la primera bebé gestada en un útero trasplantado proveniente de una donadora de 45 años con muerte encefálica. El trasplante se realizó en una mujer de 32 años que nació con agenesia uterina en septiembre de 2016, en una cirugía de 10 horas y media de duración.

La operación y el tratamiento de fertilidad posterior tuvieron lugar en la ciudad de São Paulo.

Hasta el momento, se han realizado 39 trasplantes de útero de donantes vivas, incluidas madres que donan su útero a su hija, lo que ha da como resultado el nacimiento de 11 bebés.

No obstante, los últimos 10 trasplantes de donantes fallecidas no fueron exitosos.

En este caso particular, reportado en la revista científica The Lancet, la donante de útero era una madre de tres hijos que tenía alrededor de 40 años y murió de una hemorragia cerebral.

La receptora padecía el síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser, que afecta a aproximadamente una de cada 4,500 mujeres y provoca agenesia uterina, es decir, que la vagina y el útero (matriz) no se formen correctamente.

Sin embargo, sus ovarios se encontraban bien. Y los médicos pudieron extraer los óvulos, fertilizarlos con el esperma del futuro padre y congelarlos.

La mujer recibió medicamentos que debilitaron su sistema inmunológico para evitar que su cuerpo atacara y rechazara el trasplante.

Parteaguas en la medicina

Unas seis semanas después, la receptora comenzó a tener períodos menstruales. Tras siete meses, se implantaron los óvulos fertilizados.

Y, después de tener un embarazo normal, una cesárea dio a luz a una bebé de 6 libras (2.5 kg) el 15 de diciembre de 2017.

El doctor Dani Ejzenberg, del Hospital das Clínicas en São Paulo, dijo: "Los primeros trasplantes de útero de donantes vivas fueron un hito médico, creando la posibilidad de un parto para muchas mujeres infértiles con acceso a donantes adecuadas y a instalaciones médicas necesarias.

"Sin embargo, la necesidad de una donante viva es una limitación importante ya que estas donantes son poco comunes, y por lo general deben estar dispuestas y ser miembros elegibles de la familia o amigas cercanas".

Por su parte, el doctor Srdjan Saso, del Imperial College de Londres, destacó que los resultados fueron "extremadamente emocionantes".

"Permite el uso de una población potencial de donantes mucho más amplia, aplica costos más bajos y evita los riesgos quirúrgicos de las donantes vivas".

 

Vía: BBC