noticias

Crean en UNAM innovador dispositivo de apoyo para neurocirugías

Expertos del Instituto de Investigación en Matemáticas Aplicadas y Sistemas (IIMAS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), liderados por el doctor Fabián García Nocetti, crearon un dispositivo capaz de medir con precisión el flujo sanguíneo de pacientes que se sometieron a la extirpación de un aneurisma.

Un aneurisma cerebral es una protuberancia en la pared de un vaso sanguíneo que causa dilatación del flujo sanguíneo en la arteria. Esto puede dar lugar a infartos o accidentes cerebrovasculares.

El dispositivo, llamado sistema Doppler bidireccional para la medición del flujo sanguíneo, funciona mediante ondas ultrasónicas dirigidas al flujo de sangre en el cerebro tras realizar una cirugía de extirpación de aneurisma cerebral.

El diseño del dispositivo es similar al de un gabinete con un monitor en la parte superior. Desde ahí se extiende un cable con la terminal que realiza la medición. Además, el aparato es portátil, lo que lo hace más práctico respecto a su uso.

Según un estudio concretado por el Centro Médico Nacional La Raza del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), las causas de esta afección incluyen trastornos degenerativos o adquiridos y son lesiones típicas de los adultos.

El dispositivo funciona utilizando un sistema que envía los datos, en tiempo real, del flujo de sangre cerebral hacia un monitor y permite a los neurocirujanos determinar si la irrigación en el cerebro del paciente es la adecuada y, de esa forma, confirmar si la cirugía fue exitosa.

Esto es viable ya que el dispositivo analiza el cambio de frecuencia desde un receptor fijo con respecto a una fuente de emisión de ultrasonido hacia las partículas de sangre, lo que permite conocer la velocidad del flujo sanguíneo después de la operación.

"Los aneurismas se pueden presentar de diversas formas. La forma más común en que se presentan es el aneurisma sacciforme; en estos casos, se forma un especie de saco, por lo que el flujo de sangre se altera", expresó García Nocetti.

Dicho problema puede causar accidentes cerebrovasculares si la sangre comienza a filtrarse después de que se rompe la arteria y, en muchos casos, ocasiona la muerte debido a la cantidad de sangre que se pierde.

La reparación endovascular del aneurisma y el clipaje (recorte) del mismo son los tratamientos quirúrgicos hasta el momento existentes para abordar el problema; sin embargo, los médicos no pueden saber si el flujo de sangre es normal después de realizar el procedimiento.

Por lo anterior, los médicos deben esperar la respuesta del paciente y asegurarse de que la cirugía realmente tuvo éxito. El nuevo dispositivo permite a los cirujanos verificar que el flujo sea correcto antes de completar el procedimiento.

Según información de la Fundación para la Cobertura del Aneurisma Cerebral (FUCAC), entre el 10 y el 15 por ciento de los pacientes que sufrieron una ruptura de aneurisma cerebral están en riesgo de muerte inmediata antes de llegar a la sala de emergencias; y más del 50 por ciento podría morir dentro de los primeros 30 días después de sufrir el accidente cerebrovascular.

Efecto Doppler en la sala de operaciones

Este innovador dispositivo para neurocirugía desarrollado en la UNAM funciona bajo el efecto Doppler, por lo que la medición se basa en el hecho de que la frecuencia media instantánea de la señal Doppler es directamente proporcional a la velocidad media instantánea del flujo de sangre.

 

Vía: Agencia Informativa CONACYT